La opinión de 1001 prevencionistas españoles

Laopiniones prevencionistas asociación AEPSAL de prevención acaba de publicar la primera encuesta que recoge la opinión de 1001 prevencionistas españoles sobre la situación de la prevención en España (ver la presentación de la encuesta aquí).

De sus principales conclusiones me han llamado la atención dos cosas muy significativas.

Primera, que los técnicos de prevención aprecien que la gestión de la prevención se realice de forma burocrática y sin sentido nos confirma lo que ya sabíamos que ocurre en nuestra cultura meridional europea: que en este tipo de asuntos que implican transformación de actitudes, los responsables tiran por el camino del medio, realizando el mínimo esfuerzo: aplicando la obligatoriedad como argumento básico de las acciones… acciones que así pierden el sentido.

Segunda: Dejan claro que los intereses de las empresas no están alineados con la prevención de riesgos. Dice mucho sobre el recurrente y prioritario enfoque en la productividad de muchas empresas, uno de cuyos síntomas es la deficiente formación en prevención de los empresarios que también refleja la encuesta.

Quisiera hacer una reflexión colateral : Parece que seguimos aún con la idea de que en España el oficio de prevencionista es tan tmp_11252-comunicacion_2-765x510-948612631reciente como la Ley de Prevención de Riesgos, pero seamos realistas: ya tiene mas de 20 años! Parece que el retraso en la elaboración de ésta encuesta también es un reflejo de las dificultades que encuentra la prevención en su desarrollo en nuestro querido país.

Es de agradecer a los prevencionistas que hayan hecho públicas sus opiniones, y les agradeceremos que sigan haciéndolo para mejorar la prevención de accidentes.

 

,

Buscando el punto de inflexión para invertir en seguridad

estrategia-seguridasd-safework En los últimos años la seguridad en el trabajo ha venido cobrando una mayor importancia.

Evitar lesiones, enfermedades y accidentes de los empleados son un imperativo ético, legal y financiero del que casi todos se reconocen responsables y colaboran en su gestión, pero: ¿cómo y cuándo se justifica invertir en seguridad?

Para reflexiónar sobre este tema me parece muy útil un estudio realizado por la empresa Aberdeen group en los Estados Unidos en diciembre de 2012 sobre la eficacia de la implementación de programas de seguridad en 139 empresas, ya que planteaba preguntas como:

¿Qué motiva a una empresa orientarse en la seguridad?

¿Qué cambios -culturales o del entorno- convencieron a estas empresas de la necesidad de una estrategia de seguridad?

Invertir en seguridadEn el estudio se utilizaron cuatro criterios clave de rendimiento empresarial para destacar las empresas Excelentes (Best-in-Class) de las 139 organizaciones. Los indicadores utilizados están dirigidos a medir el éxito del programa de seguridad de una organización, no sólo en términos de limitar el número de incidentes, sino también la forma en que sus programas han mejorado las operaciones de sus plantas de fabricación.

Los encuestados se dividieron en tres categorías en función de su rendimiento global en estos cuatro indicadores: las mejores 20% de organizaciones como excelentes (Best-in-Class), la media del 50% “promedio de la industria”, y el 30% inferior como “rezagados”. La Figura 1 muestra el rendimiento acumulado de las mejores empresas, el promedio de la industria, y las organizaciones rezagadas.

Tabla 1: Las organizaciones mas rentables alcanzan las posiciones Best-in-Class

Tabla 0  

Definidos los indicadores clave de rendimiento como:

  • Frecuencia de daños registrados: expresado como el número promedio de lesiones registradas por cada 100 empleados a tiempo completo por año.
  • Eficacia general del equipo (OEE): Medido como un porcentaje de multiplicar disponibilidad por el rendimiento y por la calidad.
  • Tiempo de inactividad no programado de activos: Medido como la cantidad de tiempo programado en que los activos están improductivos por la disponibilidad total de los activos.
  • Costo Total de Propiedad (TCO): Cambio porcentual anual del coste total de propiedad de gestión del sistema de seguridad

Mediante estos cuatro indicadores se puede evaluar directamente el éxito de los esfuerzos de las empresas en seguridad.

Los números hablan por sí solos. Las empresas Best-in-Class están haciendo algo muy bien en lo relativo a la seguridad. ¿Es quizás el enfoque en algún área concreta lo que les hace tener mejores resultados?

Las presiones que causan el cambio

Las encuestas muestran que, al más alto nivel, todo el mundo está bajo presión para reducir el riesgo de un accidente y cumplir con las normativas. Estos dos son, con mucho, los factores más identificados (80% y 76%) respectivamente, entre las empresas participantes. Sin embargo, cuando se dividen estos factores de presión por los resultados de la empresa, surgen algunas divergencias significativas entre ellas (Figura 1).

Figura 1: Factores que inducen a invertir en tecnología de seguridadTabla 1

La mayor diferencia entre los tres grupos de empresa tiene que ver con los costes. Tanto el promedio de la industria como las rezagadas son más de cinco veces más propensas que las mejores empresas de su clase a que el móvil de sus inversiones en seguridad sea la reducción de las primas de seguro.

Es cierto que la tecnología de seguridad puede ser una manera de reducir los costes del seguro, ayudar a reducir los accidentes y cumplir la normativa… pero si la tecnología se usa solo para eso, la empresa no rentabiliza del todo su programa de seguridad.

Las empresas Best-in-Class se dan cuenta de que la tecnología de seguridad también se puede utilizar para mejorar su eficiencia en la fabricación. Estas empresas ven la relación entre la seguridad y el rendimiento, y lo usan como justificación para invertir en seguridad.

Otro factor diferenciador entre las principales empresas es la necesidad de mejorar o mantener la imagen de marca. Sólo se necesita un incidente o acontecimiento luctuoso para manchar irreversiblemente la imagen de una empresa.  Eso puede afectar a la lealtad de sus clientes, deteriorar la percepción del público y probablemente reducir los beneficios globales durante años.

seguridad-proactiva-safeworkLo que muestra este estudio es que la estructura y la cultura de una organización juega un papel importante en la eficacia de su programa de seguridad. La Figura 2 muestra que hay algunas divisiones obvias entre los grupos, pero básicamente lo que destaca a los fabricantes Excelentes es la mentalidad proactiva, mientras que sus competidores son reactivos. Las empresas de bajo rendimiento se basan casi exclusivamente en los incidentes de seguridad internos para poner énfasis en lo que el cambio que se necesita en su estrategia de seguridad, sobre todo en el grupo de los rezagados.

Las empresas Excelentes son más que doblemente propensos a mirar a sus compañeros y aprender de sus errores (los errores que el promedio de la industria y las rezagadas cometen). También se fijan en el mercado y ven cómo algunas empresas se posicionan utilizando su superior gestión en seguridad como un diferenciador competitivo y tratan de emularlas.

La organización Best-in-Class transforma el entorno o la cultura de su empresa de forma proactiva antes de que ocurran los accidentes.

Figura 2: Un cambio en la cultura

tabla 2

Con el aumento de la rigurosidad de los presupuestos, a los gerentes se les pide hacer más con menos, y no les resulta fácil conseguir financiación para iniciar o mejorar un programa de seguridad. Sin embargo, las organizaciones de Best-in-Class se dan cuenta de una inversión en tecnología de la seguridad no es sólo una medida de reducción de costos, sino que también hay beneficios operativos tangibles.

En lugar de reaccionar a los acontecimientos y a las primas de seguros como sus competidores, la empresa Excelente toma la iniciativa y es proactiva al gestionar su seguridad. Se da cuenta de que la tecnología de seguridad hace algo más que prevenir los acontecimientos adversos: aumenta la reputación de la marca, mejora la eficiencia, y en última instancia, ahorra dinero.

Invertir en seguridad es una consecuencia de la actitud de la empresa. Los empleados tienen que volver a casa con la misma salud con la que entraron, y las empresas tienen que darse cuenta de que el cero accidentes es un objetivo posible.

 

,

Reducir accidentes en España: modificar comportamientos

Safework reducir accidentesLa  accidentalidad laboral en España está aumentado (ver este post reciente).

Toca pues reflexionar sobre lo que está en nuestras manos para reducir los accidentes.

Los datos estadísticos que usaremos se han extraído de la memoria de siniestralidad laboral del 2015 que la Fiscalía General del Estado ha publicado en setiembre de este año.

Utilizando el dato de días de baja por accidente como valor de las pérdidas ocasionadas por los accidentes, las estadísticas muestran que de los 14 millones de jornadas de baja por accidente registradas por la Seguridad Social en el año 2015 (*), 72% son por accidentes causados por el propio trabajador en movimiento, mientras que solo un 25% puede considerarse que son causados equipos o elementos de trabajo (herramientas, materiales o máquinas).

Se deduce que el denominador común directo de la inmensa mayoría de los accidentes laborales es el llamado factor humano. Concretando: el comportamiento humano.

O sea que actuando sobre el comportamiento humano, los resultados tienen mayor repercusión, aumenta la eficacia en la reducción de accidentes.

No descubrimos nada nuevo: Educar el comportamiento seguro crea y sostiene una cultura segura. Lo que parece que aún tengamos que aprender es el cómo modificarlo en nuestra empresa.

Cada uno de nosotros como individuo podemos tener una percepción distinta del riesgo en función de lo que llamamos educación –la parte de cultura que hemos absorbido durante nuestra vida.

En la calle podemos ver cada día gente usando el móvil mientras parece que están conduciendo un coche… y otras personas se escandalizan de ello: podemos decir que tienen (o usan) culturas distintas!

Safework semáforo para adictos al movilPor ejemplo, en Barcelona, donde gracias a Dios aún se conduce con cierta sensatez (o de forma civilizada), un peatón debe desistir atravesar un paso con semáforo en verde porque un adicto al teléfono móvil en moto quiere salir antes de que su semáforo le dé paso, teléfono en mano.

A la misma hora, en pleno atasco en Londres, un conductor de bus explica amablemente del riesgo que está corriendo a un turista que se le acerca a la ventanilla para preguntar por una dirección. Lo hace con el tono de cotidianeidad de quien incluye la seguridad en su vida, con total normalidad le dice:. “NO le voy a responder, está usted infringiendo la ley: está corriendo un gran peligro en la calzada. Váyase a la acera”.

En el ámbito laboral coexisten personas de diferentes culturas, con distintas percepciones de la seguridad, y, al ser una organización, la Empresa tiene el PODER de crear cultura.

Las empresas que toman conciencia de como es su cultura actual y cómo es la cultura deseable (especialmente en seguridad), pueden emprender acciones dirigidas a lo deseable. Porque las culturas pueden evolucionar y evolucionan.

Entonces, por qué no lo hacen? The answer, my friend, está en que la mayoría de las empresas intentan inyectar de alguna manera la cultura al personal (las Pymes directamente suelen proyectar el carácter de su dueño).

piramide-01Las organizaciones sin consciencia clara de su cultura son complejas amalgamas de personas con diferentes educaciones que simplemente se adaptan al entorno profesional en la medida que las oportunidades lo permiten.

Un asesor externo puede trazar el mapa de la situación, puede orientar el movimiento, pero para crear una cultura de seguridad debe potenciarse el comportamiento adecuado de las personas de dentro.

Quizás el citado chófer londinense (y no lo digo por ser londinense) se sentiría sólo y ridículo en muchos talleres españoles, y no conseguiría transmitir su cultura a la empresa que le contratara, pero lo que es seguro es que el telefonista motorizado barcelonés tendría problemas para trabajar en Londres si no se adapta a la cultura (de seguridad) existente en su trabajo (cuestión de masa crítica).

(*) Somos 18 millones de trabajadores: de cada 450 trabajadores siempre uno está de baja por accidente.

La siniestralidad laboral en España aumentó en 2015

tmp_1540-4324481033_ba573f94ef_o-1140875707 La Fiscalía General del Estado, en su memoria del 2015 informa que la siniestralidad laboral ha aumentado, invirtiéndose la tendencia bajista de los últimos años en España.

En resumen, en 2015, respecto al 2014:

  • Los accidentes mortales han aumentado un 10%
  • Los accidentes graves han aumentado un 3,6%
  • Los accidentes leves han aumentado un 7%

En cambio, la Fiscalía incoó en 2015 un 9% menos de diligencias de investigación y las sentencias dictadas por los juzgados de lo penal fueron un 7% menos que en 2014 (*).

Este aumento de la siniestralidad es especialmente significativo porque rompe la tendencia bajista desde hace bastantes años en España  (ver un post anterior).

En lugar de pretender encontrar las razones de la rotura de la tendencia, preferiría reflexionar sobre lo que se está haciendo en España para mejorar la seguridad laboral.

Recordemos que España fue rapidísima en implantar los métodos de gestión del riesgo en aplicación de la Ley de Prevención de riesgos laborales.

En mi opinión lo que se ha implantado tan rápidamente tiene muy poco de cultura y mucho de procedimientos introducidos obligatoriamente en una cultura de supervivencia preexistente y que pervive bajo una marea llamada prevención constituida por textos legales, innumerables instrucciones técnicas, y algunos nuevos puestos de trabajo (a menudo con titulación y poca experiencia) que complican el trabajo productivo de las empresas.

Parece que de nuevo en España se hace lo que se debe pero no como se debería hacer: hemos adoptado las leyes y constituido las estructuras (demasiadas veces vistas como negocio) sin modificar nuestra cultura de seguridad, que es lo que nos llevaría por la senda de una constante mejora de las condiciones laborales (ver mas en este post).

(*) En su memoria la Fiscalía reclama más competencias para la Unidad especializada de siniestralidad laboral para permitir a esta Unidad sobrepasar el campo de la “sugerencia” al de la “orden” para una más efectiva aplicación de la norma.

,

Hacia la excelencia en seguridad: el comportamiento seguro

El sabio Aristóteles afirmaba que somos lo que repetidamente hacemos, y que por lo tanto la excelencia no es un acto: es un hábito.

excelencia-safeworkPara que una organización pase de buena al excelente, debemos identificar con precisión dónde se está, a dónde se está tratando de ir, y en qué debemos enfocarnos para llegar.

El camino hacia la excelencia en seguridad de las empresas pasa por lo que a menudo se nombra con un suspiro por su complejidad: un cambio cultural.

En mis más de veinte años trabajando en la seguridad con más de 1000 organizaciones diferentes, he constatado que las empresas mas seguras incluyen un comportamiento seguro generalizado de las personas que trabajan en ellas. Es lo que las hace ser percibidas como empresas seguras.

Para lograr la excelencia en la seguridad, estas empresas seguras saben que los resultados dependen más del estilo de enfoque que del propio enfoque en sí. Y están en lo cierto: las características del enfoque son mucho más eficaces que sus detalles.

Para empezar, apuntar hacia la excelencia en la seguridad exige pensar en positivo: definir y medir lo que aporta excelencia, en lugar de lo que no aporta.

Las mediciones definidas negativamente (estadísticas de accidentabilidad por ejemplo) llevan a trabajar más para fallar menos. Este enfoque no nos orienta a resolver los problemas que impiden la transformación.

Como en otras áreas de gestión, en la seguridad los resultados deseados vienen de comportamientos deseables. Se deben medir las mejoras en curso definiendo de manera positiva el comportamiento seguro que deben adoptar (incluyendo tanto los comportamientos obligatorios como los discrecionales).

Por ejemplo, si bien la agudeza mental es fundamental para la seguridad, no es realista y práctico esperar que los procesos mentales cognitivos controlen cada acción de una persona. Lo que sí tiene sentido es impulsar y reforzar hábitos seguros: Cuando algo se convierte en habitual, se aplica independientemente del entorno.

Deben evidenciarse las razones que llevan a las personas a tener las conductas, porque las razones apalancan las conductas y, cambiando éstas, transformamos el comportamiento. Esto centra a la organización en el resultado, porque integra en ella la capacidad de repetir los comportamientos excelentes.

manos fotoLas ayudas externas deben determinarse en base a la capacidad de observar resultados de mejora deseables, no a la culminación de un objetivo. La dependencia de un consultor externo no coincide con los intereses de una organización excelente, si no contribuye a internalizar los conocimientos y las herramientas críticas para el rendimiento sostenible: es preciso internalizar la experiencia.

Por experiencia sabemos que la estrategia de mejora debe encajar en la empresa, nunca intentar que la empresa se ajuste a la estrategia. Es natural que todas las culturas traten de mantener su status quo y son complejas: una solución externa no garantiza valor añadido de forma sostenible a la organización sin la aportación de los que están dentro.

Aprender a mejorar los sistemas, su rendimiento y la cultura desde dentro es lo que proporciona  la verdadera sostenibilidad de la excelencia. El valor se crea cuando los resultados se reconocen a través de iniciativas internas. Las mediciones de estos progresos ayuda a las personas a reconocer su contribución a los resultados y crea pasión por la mejora continua, lo que no conseguiría solo la formación o un programa impulsado externamente.

Inspirado por Shawn M. Galloway,

,

App para auditar las máquinas según el RD1215/1997

app safetool safework

Safetool 1215 es una aplicación para móviles y tablets que permite realizar auditorías de seguridad de acuerdo con el RD1215/97 de las máquinas in situ y de forma ágil y rápida, generando informes que detallan las inconformidades con fotos de las zonas afectadas.

safetool1215 app 1La aplicación agiliza la comprobación del cumplimiento del anexo1 del RD1215/97 de disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, generando un registro de la auditoría de seguridad de las máquinas.

Safetool 1215 incluye la revisión secuencial de todos los puntos del anexo1 del RD1215/97, brinda la consulta de la guía técnica del INSHT para el cumplimiento del RD1215/907  correspondiente a cada punto en el momento de la inspección, a pié de máquina, gracias a la movilidad del dispositivo que se utilice (Android 2.2 o superior).
SAFETOOL 1215 3

Al determinar alguna deficiencia en el cumplimiento de cualquiera de los requisitos del RD1215/97, la aplicación la registra y brinda la posibilidad de realizar las fotos necesarias para ilustrar la zona involucrada.

En resumen, Safetool 1215 reduce los tiempos de inspección y generación de informes, brinda la consulta de documentos oficiales a pié de máquina y genera informes en formato .xls con ilustración de las deficiencias detectadas, permitiendo su corrección sistemática.

Se puede adquirir en Safework pinchando aquí.

,

10 errores comunes en la seguridad en máquinas

Os invito a reflexionar sobre diez claves que empujan al accidente relacionado con las máquinas con mas o menos fuerza.

1. Las evaluaciones de riesgos de planta y los planes de reducción de riesgos no son lo suficientemente profundos, no tienen en cuenta todos los tipos de intervención relacionados con el uso y mantenimiento de la maquinaria. Por ello, los sistemas de seguridad son burlados para cumplir con los requisitos productivos de la planta.

decisiones-02. No se exigen requisitos concretos de seguridad a los suministradores de máquinas: los fabricantes de máquinas, integradores de sistemas o instaladores solo reciben de su cliente especificaciones globales (datos de producción, marcas de componentes, y, solo a veces, el marcado CE). Esto permite que ocurran las siguientes situaciones:

  • No hay coherencia de seguridad en la implementación de un proceso o una máquina.
  • Cada diseño no es todo lo seguro que debiera ser.
3. Los dispositivos de seguridad no están montados a la distancia normalizada (por
ejemplo, una apertura de paso de material a través de un resguardo permite alcanzar las zonas peligrosas interiores, o una cortina fotoeléctrica montada en el bastidor por conveniencia demasiado cerca del peligro), creando una sensación de seguridad sólo ilusoria.

4. Los dispositivos de seguridad están montados correctamente pero configurados de forma deficiente, generando una ilusión de seguridad (como un escáner láser con una zona de protección demasiado pequeña o de forma equivocada).

5. Los fabricantes no justifican con suficiente rigor el Nivel de Prestaciones Pl=d de los sistemas de seguridad, considerando la máquina segura, cuando no es lo suficiente para las situaciones previsibles de uso normal de la máquina.
6. El personal de mantenimiento tiene permiso para intervenir burlando los sistemas de seguridad de las máquinas para resolver incidencias, (o lo hace sin permiso).
7. Se utilizan autómatas convencionales para realizar funciones de seguridad durante fases no peligrosas del ciclo de la máquina (por ejemplo, haciendo muting de una cortina mientras la máquina está parada).
8. Se confunde el concepto de paro de producción, con el paro de seguridad y el paro de emergencia.
9. Cuando todo el cuerpo de una persona cabe en el interior de una zona protegida, no prever un
sistema de seguridad adicional
(como dispositivos de detección de presencia, o procedimientos de rearme seguros).
10. Falta formación (cultura) de seguridad del personal, tanto de dirección como de mantenimiento o de producción, lo que hace que los sistemas de seguridad sean mal utilizados (no reportar fallos de los sistemas de seguridad, llaves de anulación de seguridades continuamente activadas,…).
Confío en que una reflexión sobre cualquiera de los puntos que reconozcamos más cercano a nuestra experiencia nos ayudará a alejarnos un poco más del accidente.
Para más información, contacta con nosotros.  www.safework.es

Evolución de la prevención en España

En España se ha producido en los últimos años un boom de la gestión de la prevención en la empresa que nos ha llevado a la cabeza de Europa de golpe. Se ha producido tan rápidamente que parece haber empezado por las formas y ahora se están trabajando los contenidos. Por otro lado, la conciencia de la seguridad viene avanzando debido a varios factores, entre los que el de la obligatoriedad ha demostrado ser de los más efectivos.

Es cierto que en los países sajones la responsabilidad está más integrada en el comportamiento social de las personas, favoreciendo una actitud consecuente de todos los estamentos de la empresa en cuanto a entender la seguridad como algo más que una obligación: Es una forma de trabajar.

El cambio generacional también está ayudando a que la seguridad se encuentre entre las prioridades reconocidas por todos los estamentos de las empresas españolas. Un cambio cultural profundo precisa más tiempo, pero está en marcha y parece que estamos en el camino correcto.

Uno de los principales retos de nuestro sector, aunque no diré nada nuevo pues es común a todas las actividades industriales, es mantener nuestra independencia respecto de los intereses económicos de las grandes multinacionales, con su táctica de imposición de su fuerza económica en todas las situaciones, dando como realidad su interpretación distorsionada, incluso intentando influir en la normativa.

Component-Assembly-MachinesEntre los retos técnicos está el desarrollo de dispositivos totalmente adaptados a las máquinas que reduzcan los riesgos añadiendo ventajas para el funcionamiento de la propia máquina. Esto es posible cuando se integra el diseño de la seguridad en el diseño de las máquinas, y está muy relacionado con la evolución de todas las tecnologías.

Por la velocidad a la que se están desarrollando todos los campos de la ciencia, este reto tiene bastantes probabilidades de ser superado.

Para más información: www.safework.es

Las Normas de Seguridad en Máquinas en los juicios

En todas las ocasiones en las que he asistido a un juicio por accidente laboral, he salido con la impresión de que los datos objetivos de los informes periciales (basados en lo que las normas técnicas indican como correcto para el cumplimiento de las Directivas de Seguridad en Máquinas) se quedan en un segundo plano, a la sombra de la estrategia de la acusación o de la defensa, unas sombras entre las que los jueces se esfuerzan aplicadamente para llegar a una sentencia justa.

En concreto, en el último juicio, celebrado a finales del 2013, (¡nueve años después del accidente!), se trataba de establecer si una carretilla elevadora motorizada del año 1994 estaba correctamente protegida el día en que el operador se pilló el pié con la rueda tractora el año 2004.
A pesar de que el informe establecía que la referencia técnica exigible al equipo anterior al año 1995 (la NTP 319) mostraba la rueda de tracción claramente descubierta, la juez dictaminó culpabilidad de la empresa básicamente porque en el momento del accidente la máquina “no incorporaba la protección que hubiera evitado el daño que sufrió el operador”.
Entiendo que siendo humano el que juzga, pueda establecer un dictamen interpretando la ley, y que, a pesar de que la legislación aplicable no obligue estrictamente a que la máquina incluya una protección exigida a máquinas nuevas con el marcado CE, un accidente siempre demuestra la insuficiencia de la seguridad, lo que tiende a inclinar la balanza.
Hoy he tenido entre las manos una carretilla de una marca líder europea, recién fabricada en el 2013. Sé que su marcado CE es el resultado del trabajo de un equipo muy competente de técnicos especialistas.  Su frontal presenta un robusto faldón que deja unos pocos centímetros libres hasta el suelo… los suficientes para que el accidente en cuestión, ocurrido hace ocho años, pudiera repetirse, cumpliendo el equipo con todos los requisitos técnicos y legales exigibles.
Creo que los que aplican las leyes deben ser conscientes de sus limitaciones. También creo que los fabricantes de maquinaria deben reconocer sus errores y optimizar los mínimos exigibles por las normas técnicas. Ambos deben considerar que la responsabilidad de un accidente puede muy bien ser de ambas partes: Puede muy bien ser compartida entre fabricantes y usuarios, o entre empresa y trabajadores.
Tras escribir estas líneas, me ha llamado la atención la gran verdad que aparece como eslogan en la reforma de la legislación laboral en Chile: Una justicia mejor hace mejor a un país.

Creo que se debemos trabajar para que realmente sea así.

Para más información, contacte con nosotros  www.safework.es

La Fiscalía, cada vez mas activa en salud laboral

En el año 2012 se dictaron un 14%
más de sentencias penales que el año anterior. Los Juzgados de lo Penal
dictaron 637 sentencias por accidentes laborales, de las que el 75% resultaron condenatorias
y el 25% absolutorias.

Por sectores de actividad, el 56% de
las sentencias condenatorias provinieron del sector de la construcción, el 25%
el sector industrial, y el 6% servicios y otras actividades.
El 47% de las sentencias
condenatorias son por accidentes originados por caídas a distinto nivel (sobre
todo en la construcción), mientras que el 20% se produjeron por atrapamientos (sobre
todo en la industria).
La novedad es que un 4% del
total de las sentencias dictadas lo han sido por delito de riesgo sin daño
lesivo, de las que el 75% han sido condenatorias, y 25% absolutorias.
Curiosamente, la proporción de
condenas y absoluciones se mantiene en todos los ámbitos como constante, en la
proporción 3/4 – 1/4 a favor de las condenatorias.

Para más información, contacte con nosotros