¡En marcha!… ¿seguro?

En términos de seguridad en máquinas,
la puesta en marcha de un equipo implica haber verificado previamente sus condiciones
de seguridad.

Cuando se trata de la primera puesta en marcha del día, existen
altas probabilidades de que los procedimientos establecidos reduzcan la posibilidad
de accidentes, pero analizando más detalladamente, debemos fijarnos en el re-arranque de la máquina tras cualquiera
de los paros posibles durante la jornada de trabajo: en ellos existen muchas
posibilidades de que tarde o temprano la máquina se ponga en marcha sin todas las garantías
de seguridad que la situación pueda requerir.

Tras resolver una incidencia cualquiera en una máquina, tanto
la presión -real o sicológica- de la productividad, como los hábitos adquiridos durante
las muchas horas de funcionamiento sin accidentes, acabarán provocando uno ¿no les
parece?

La experiencia demuestra -con los accidentes- como factible
que un operario puede poner en marcha una máquina con su compañero dentro de la zona peligrosa
-incluso cuando se encuentre justo en frente de él.

Las posibilidades de que esto ocurra no son despreciables
en las máquinas en las que, para resolver incidencias, los operarios deben invadir
zonas peligrosas que están protegidas por la seguridad integrada en la máquina.

Esto es de gran importancia, y es muy posible que en su empresa tengan más de una
máquina en la que ocurre esto. Si se detienen a analizarlas, esta necesidad de resolver
incidencias que tienen la mayoría de las máquinas también la encontrarán en las
de su fábrica, y es posible que no estén bien resueltas las condiciones de seguridad necesarias.

Las soluciones a estos problemas de seguridad tan importantes
pasan por sistemas de rearme más o menos sofisticados, dispositivos de detección
o mandos portátiles de habilitación, y a menudo una combinación de las tres medidas
citadas.

Lo que realmente salvará la integridad de los operarios -y
la tranquilidad de los responsables- será el resultado de un estudio en detalle del sistema de seguridad en el que participen
tanto las personas involucradas en la producción y mantenimiento como en la prevención,
apoyados en el soporte técnico de expertos en seguridad que aporten su experiencia.

Consúltenos su problema. Potenciaremos sus conocimientos con los nuestros en
la consecución de las soluciones más rentables a los problemas de seguridad de las máquinas.