Entradas

,

Hacia la excelencia en seguridad: el comportamiento seguro

El sabio Aristóteles afirmaba que somos lo que repetidamente hacemos, y que por lo tanto la excelencia no es un acto: es un hábito.

excelencia-safeworkPara que una organización pase de buena al excelente, debemos identificar con precisión dónde se está, a dónde se está tratando de ir, y en qué debemos enfocarnos para llegar.

El camino hacia la excelencia en seguridad de las empresas pasa por lo que a menudo se nombra con un suspiro por su complejidad: un cambio cultural.

En mis más de veinte años trabajando en la seguridad con más de 1000 organizaciones diferentes, he constatado que las empresas mas seguras incluyen un comportamiento seguro generalizado de las personas que trabajan en ellas. Es lo que las hace ser percibidas como empresas seguras.

Para lograr la excelencia en la seguridad, estas empresas seguras saben que los resultados dependen más del estilo de enfoque que del propio enfoque en sí. Y están en lo cierto: las características del enfoque son mucho más eficaces que sus detalles.

Para empezar, apuntar hacia la excelencia en la seguridad exige pensar en positivo: definir y medir lo que aporta excelencia, en lugar de lo que no aporta.

Las mediciones definidas negativamente (estadísticas de accidentabilidad por ejemplo) llevan a trabajar más para fallar menos. Este enfoque no nos orienta a resolver los problemas que impiden la transformación.

Como en otras áreas de gestión, en la seguridad los resultados deseados vienen de comportamientos deseables. Se deben medir las mejoras en curso definiendo de manera positiva el comportamiento seguro que deben adoptar (incluyendo tanto los comportamientos obligatorios como los discrecionales).

Por ejemplo, si bien la agudeza mental es fundamental para la seguridad, no es realista y práctico esperar que los procesos mentales cognitivos controlen cada acción de una persona. Lo que sí tiene sentido es impulsar y reforzar hábitos seguros: Cuando algo se convierte en habitual, se aplica independientemente del entorno.

Deben evidenciarse las razones que llevan a las personas a tener las conductas, porque las razones apalancan las conductas y, cambiando éstas, transformamos el comportamiento. Esto centra a la organización en el resultado, porque integra en ella la capacidad de repetir los comportamientos excelentes.

manos fotoLas ayudas externas deben determinarse en base a la capacidad de observar resultados de mejora deseables, no a la culminación de un objetivo. La dependencia de un consultor externo no coincide con los intereses de una organización excelente, si no contribuye a internalizar los conocimientos y las herramientas críticas para el rendimiento sostenible: es preciso internalizar la experiencia.

Por experiencia sabemos que la estrategia de mejora debe encajar en la empresa, nunca intentar que la empresa se ajuste a la estrategia. Es natural que todas las culturas traten de mantener su status quo y son complejas: una solución externa no garantiza valor añadido de forma sostenible a la organización sin la aportación de los que están dentro.

Aprender a mejorar los sistemas, su rendimiento y la cultura desde dentro es lo que proporciona  la verdadera sostenibilidad de la excelencia. El valor se crea cuando los resultados se reconocen a través de iniciativas internas. Las mediciones de estos progresos ayuda a las personas a reconocer su contribución a los resultados y crea pasión por la mejora continua, lo que no conseguiría solo la formación o un programa impulsado externamente.

Inspirado por Shawn M. Galloway,

,

10 errores comunes en la seguridad en máquinas

Os invito a reflexionar sobre diez claves que empujan al accidente relacionado con las máquinas con mas o menos fuerza.

1. Las evaluaciones de riesgos de planta y los planes de reducción de riesgos no son lo suficientemente profundos, no tienen en cuenta todos los tipos de intervención relacionados con el uso y mantenimiento de la maquinaria. Por ello, los sistemas de seguridad son burlados para cumplir con los requisitos productivos de la planta.

decisiones-02. No se exigen requisitos concretos de seguridad a los suministradores de máquinas: los fabricantes de máquinas, integradores de sistemas o instaladores solo reciben de su cliente especificaciones globales (datos de producción, marcas de componentes, y, solo a veces, el marcado CE). Esto permite que ocurran las siguientes situaciones:

  • No hay coherencia de seguridad en la implementación de un proceso o una máquina.
  • Cada diseño no es todo lo seguro que debiera ser.
3. Los dispositivos de seguridad no están montados a la distancia normalizada (por
ejemplo, una apertura de paso de material a través de un resguardo permite alcanzar las zonas peligrosas interiores, o una cortina fotoeléctrica montada en el bastidor por conveniencia demasiado cerca del peligro), creando una sensación de seguridad sólo ilusoria.

4. Los dispositivos de seguridad están montados correctamente pero configurados de forma deficiente, generando una ilusión de seguridad (como un escáner láser con una zona de protección demasiado pequeña o de forma equivocada).

5. Los fabricantes no justifican con suficiente rigor el Nivel de Prestaciones Pl=d de los sistemas de seguridad, considerando la máquina segura, cuando no es lo suficiente para las situaciones previsibles de uso normal de la máquina.
6. El personal de mantenimiento tiene permiso para intervenir burlando los sistemas de seguridad de las máquinas para resolver incidencias, (o lo hace sin permiso).
7. Se utilizan autómatas convencionales para realizar funciones de seguridad durante fases no peligrosas del ciclo de la máquina (por ejemplo, haciendo muting de una cortina mientras la máquina está parada).
8. Se confunde el concepto de paro de producción, con el paro de seguridad y el paro de emergencia.
9. Cuando todo el cuerpo de una persona cabe en el interior de una zona protegida, no prever un
sistema de seguridad adicional
(como dispositivos de detección de presencia, o procedimientos de rearme seguros).
10. Falta formación (cultura) de seguridad del personal, tanto de dirección como de mantenimiento o de producción, lo que hace que los sistemas de seguridad sean mal utilizados (no reportar fallos de los sistemas de seguridad, llaves de anulación de seguridades continuamente activadas,…).
Confío en que una reflexión sobre cualquiera de los puntos que reconozcamos más cercano a nuestra experiencia nos ayudará a alejarnos un poco más del accidente.
Para más información, contacta con nosotros.  www.safework.es

Evolución de la prevención en España

En España se ha producido en los últimos años un boom de la gestión de la prevención en la empresa que nos ha llevado a la cabeza de Europa de golpe. Se ha producido tan rápidamente que parece haber empezado por las formas y ahora se están trabajando los contenidos. Por otro lado, la conciencia de la seguridad viene avanzando debido a varios factores, entre los que el de la obligatoriedad ha demostrado ser de los más efectivos.

Es cierto que en los países sajones la responsabilidad está más integrada en el comportamiento social de las personas, favoreciendo una actitud consecuente de todos los estamentos de la empresa en cuanto a entender la seguridad como algo más que una obligación: Es una forma de trabajar.

El cambio generacional también está ayudando a que la seguridad se encuentre entre las prioridades reconocidas por todos los estamentos de las empresas españolas. Un cambio cultural profundo precisa más tiempo, pero está en marcha y parece que estamos en el camino correcto.

Uno de los principales retos de nuestro sector, aunque no diré nada nuevo pues es común a todas las actividades industriales, es mantener nuestra independencia respecto de los intereses económicos de las grandes multinacionales, con su táctica de imposición de su fuerza económica en todas las situaciones, dando como realidad su interpretación distorsionada, incluso intentando influir en la normativa.

Component-Assembly-MachinesEntre los retos técnicos está el desarrollo de dispositivos totalmente adaptados a las máquinas que reduzcan los riesgos añadiendo ventajas para el funcionamiento de la propia máquina. Esto es posible cuando se integra el diseño de la seguridad en el diseño de las máquinas, y está muy relacionado con la evolución de todas las tecnologías.

Por la velocidad a la que se están desarrollando todos los campos de la ciencia, este reto tiene bastantes probabilidades de ser superado.

Para más información: www.safework.es
,

Dos aspectos a considerar al adecuar la seguridad de una máquina

Primero, la comunicación. Cuando vamos a diseñar la seguridad de una máquina, debemos contar con los expertos en su utilización. Si la persona que sabe sobre el uso y mantenimiento de la máquina no participa en la adaptación (o no se consigue que diga lo que sabe), el análisis cojea, y el diseño tiene muchas probabilidades de ser erróneo.
Esto siempre tiene como consecuencia primera un coste más elevado de la solución correcta, pero lo peor es que puede derivar en un accidente.

Para conseguirlo no existen recetas milagrosas: debe existir una confianza suficiente entre el experto de la máquina y el especialista en seguridad para que sus conocimientos (tanto de máquina como de seguridad) se transmitan en ambas direcciones: es lo que garantiza la funcionalidad del resultado final.

Todos nuestros trabajos de diseño de seguridad en máquinas se basan en la premisa de formar equipo con todas las personas involucradas con la máquina: desde el operador hasta el personal de mantenimiento, incluyendo todas los que conozcan la máquina desde sus distintos ángulos.

Segundo, la adaptación de los operarios a los sistemas de seguridad. Tras la adecuación de las máquinas al R.D.1215/1997 (e incluso antes) es común observar por parte de algunas personas un rechazo a las nuevas medidas de seguridad, ya que modifican la relación habitual del hombre con la máquina.
Cuando se trata de una simple modificación de costumbres, la adaptación suele ser rápida y sin problemas. Los problemas vienen cuando la adecuación de la seguridad implica la pérdida de una funcionalidad de la máquina. Es el caso de las operaciones manuales y/o artesanales que se venían realizando con un alto riesgo pero sin historial de accidentes. En estos casos deben tomarse decisiones apoyadas por estudios como nuestros Informes de Adecuación que aportan los argumentos objetivos para determinar las condiciones en las que se pueden realizar estas operaciones de riesgo especialmente alto.
Aunque los factores que contribuyen a la adaptación del personal a las máquinas una vez incorporadas las medidas de seguridad son complejos, por nuestra parte incluimos la facilidad de uso entre las condiciones imprescindibles de diseño de cualquier sistema de seguridad.
Para más información, contacte con nosotros  www.safework.es